Tomarse un café calentito con leche, espuma y un poco de canela es un placer.

Parar un rato, entrar en una cafetería y simplemente DISFRUTAR.

«Café pendiente (en italiano: Caffè Sospeso) es una práctica filantrópica que tuvo sus orígenes en Nápoles, Italia. La idea supone una cadena de consumiciones de café. El consumidor paga el suyo primero y deja pagado uno o varios más en carácter de «pendientes» para quienes no puedan pagarlo»

Y eso es lo que quiero hacer. Continuar con los cafés pendientes. Me gustaría que me ayudarais a conseguir cafeterías que se quieran unir y poder mandarles esta pegatina para que pongan en sus locales.

Yo poco a poco las iré haciendo un listado. La gente entrará pagará su café y si quiere otro para otra persona que le apetezca y que en ese momento no le venga bien ese gasto. Ahora más que nunca tenemos que ayudar.

Cafeterías:
ALITER DULCIA (Madrid)