Y un buen día me di cuenta de que lo mejor que podía aportar en este mundo virtual era mi TIEMPO.

Conectar a la gente y hacer que la gente sacara su cara amable y nos diéramos cuenta de que el mundo está lleno de personas que valen la pena.

La cadena de favores consiste en ayudar a la gente de forma desinteresada.

En estos meses he encontrado un ordenador olvidado en un vuelo a Paris, unas figuritas dificilísimas, un pulpo para una niña con autismo, libros, llaves…

Unos hacen por otros y lo que tu ya no quieres otros lo buscan como locos.

Siempre quise hacer algo por los demás y un buen día, hace unos años, se me ocurrió que podía sacar la cara amable de mis seguidores y la mía!!!

La cadena de favores cada vez se ha hecho más grande y gracias a ella poco a poco nos hemos dado cuenta de la cantidad de cosas que se pueden hacer para ayudar y además sin conocer.

La cadena de favores es infinita y siempre, siempre para ayudar.

No sé si has visto la película Cadena de favores. Pues eso es lo que pretendo conseguir.